BNDES - El Banco de desarrollo de Brazil
   



¿Dónde estoy? Página inicial  >>  Sala de Prensa  >>  News  >>  2017

BNDES reúne experiencias de bancos de desarrollo en el mundo para iniciar la elaboración de su estrategia de largo plazo

18/05/2017

  • Seminario internacional reunió a funcionarios del BNDES y a ejecutivos de bancos de desarrollo de varios países
  • Evento es el punto de partida del ciclo de reflexión interna para establecer las directrices del BNDES hasta el 2030

Cuatro meses después de reformular profundamente sus políticas operativas, el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES) inicia el proceso de reflexión interna que conducirá a la elaboración de una estrategia de mediano y largo plazo, con directrices hasta el 2030. Hasta finales de año, un ciclo de discusiones que implicará al cuerpo técnico del Banco discutirá cuáles deben ser el papel y la actuación del BNDES en una economía con bajas tasas de inflación e intereses. El primer paso fue la realización, el pasado viernes (5/5) del seminario internacional “El papel de los bancos de desarrollo en el presente y en el futuro: experiencias, oportunidades y desafíos”, promovido en alianza con el Banco Mundial, que reunió a ejecutivos de ocho instituciones internacionales de fomento y a funcionarios del BNDES, durante un día entero. El evento también marcó el inicio de una serie de actividades en conmemoración a los 65 años que el BNDES cumplirá en junio.

Antes de comenzar a diseñar una nueva visión de futuro, el BNDES buscó, en las experiencias de sus pares, elementos para la reflexión interna de la institución en medio a las transformaciones económicas y sociales en curso en Brasil y en el mundo. Instituciones multilaterales de fomento y bancos nacionales de desarrollo han contribuido de forma notable al crecimiento mundial desde la segunda mitad del siglo XX. Sin embargo, el debate acerca del papel de dichas organizaciones, en economías desarrolladas o en desarrollo, se ha intensificado desde las agitaciones sufridas por el sistema financiero internacional, con la crisis desencadenada en el 2008.

¿Cómo fomentar inversiones que compatibilicen crecimiento económico, distribución de renta, desarrollo tecnológico, inclusión social y sostenibilidad ambiental, sin generar distorsiones en la economía? ¿Cómo establecer una relación complementaria entre la actuación de instituciones públicas de fomento y el mercado privado de capitales para viabilizar más proyectos de interés de la sociedad? Estos y otros desafíos fueron abordados en el seminario en una serie de paneles y debates que contaron con la participación de la alta administración del BNDES y de cerca de 350 empleados en las sesiones abiertas a todo el cuerpo funcional. Además de representantes del Banco Mundial, estuvieron presentes ejecutivos de la Asociación Latinoamericana de Instituciones Financieras (Alide) y de las instituciones de financiación DBSA (Sudáfrica), KfW (Alemania), Corfo (Chile), CDB (China), FDN (Colombia), Nafin (México).

Más con menos. La asignación más eficiente de recursos cada vez más escasos ante la creciente expectativa de los ciudadanos por mejores servicios, empleos de calidad e infraestructura se reveló el principal desafío en común. Ejecutivos explicaron de qué manera sus instituciones están cambiando el papel de mero financiador por el de catalizador de inversiones, actuando como coordinadores de la participación del mercado de capitales y de inversionistas institucionales en la financiación de proyectos.

El presidente de la FDN, Clemente del Valle, presentó el ejemplo de la agencia colombiana de fomento creada en el 2011 para superar el histórico déficit en infraestructura de su país. A partir de un capital de USD 2 mil millones, logró impulsar un paquete con inversión en infraestructura cuatro veces mayor, movilizando a inversionistas institucionales y atrayendo la participación de bancos extranjeros a las operaciones. En otro ejemplo, Luiz Felipe Oliva, representante de Corfo, presentó datos de un programa de garantías para pequeñas empresas de la institución de fomento chilena que, considerando su poder de apalancamiento, alcanzó un 5,0 % del PIB de Chile. En todas las instituciones que realizaron ponencias existe apoyo especial para micro, pequeñas y medianas empresas (MiPyMe), segmento que genera más empleos y tiene más dificultades para acceder al crédito bancario.

Una de las salidas para la ampliación del acceso al crédito es el uso de herramientas y plataformas digitales, como es el caso de la plataforma digital presentada por Mario de la Vega, director de la mexicana Nafin, que virtualmente transformó al banco de desarrollo en una especie de fintech. El representante del KfW, Wolfgang Reuβ, contó que tecnologías de integración de sistemas con agentes financieros traspasadores de crédito del banco de fomento alemán prácticamente han convertido en realidad un antiguo sueño: la conclusión de una operación de crédito mientras el cliente, al ser atendido en una agencia bancaria, se toma un cappuccino.
 
Infraestructura. La infraestructura sobresalió como una importante vocación de los bancos de desarrollo y un desafío en todos los países, sobre todo en el escenario de baja capacidad de inversión pública, debido a la fuerte externalidad de los inversionistas. Los retos van más allá de la financiación, implican cuestiones regulatorias, dificultades de estructuración de proyectos, escasez de garantías y cuestiones relativas a la gestión de riesgo, sobre todo, en proyectos greenfield. Generación de energía, saneamiento básico, transportes y movilidad urbana son inversiones que generan externalidades positivas en las dimensiones económica, social y ambiental, pero escapan a la lógica económico-financiera de los bancos convencionales por su largo plazo de estructuración y, consecuentemente, elevada incertidumbre. Los participantes del seminario resaltaron que los bancos de desarrollo, además de financiar directamente la infraestructura, pueden contribuir con la estructuración de proyectos y funcionar como “señalizadores” para atraer financiación privada, en especial, de inversionistas institucionales, como fondos de pensiones y compañías aseguradoras.
 
Paul Currie, jefe del área de riesgo del DBSA (Sudáfrica), contó que el banco de Sudáfrica emprendió una fuerte reestructuración interna en los últimos años para apalancar inversiones privadas y coordinar interacciones entre diferentes esferas de gobierno. Al financiar inversiones públicas, el banco focaliza el apoyo a municipalidades para expandir redes de abastecimiento de agua, que tienen gran impacto social.

La necesidad de apoyar proyectos generadores de externalidades para toda la sociedad fue reforzada en todas las ponencias. Incluso en el caso de una economía desarrollada como la de Alemania, hay fallos de mercado que deben ser suplidos por las instituciones de desarrollo. El representante del KfW aportó como ejemplo la actuación del banco en la financiación habitacional, con destaque a la sostenibilidad. Este también mencionó el crédito a la exportación como un elemento estratégico a la economía alemana. El KfW se viene especializando en el apoyo a la exportación de aviones y transatlánticos y también ha actuado como brazo de la política externa alemana financiando la exportación de servicios con seguro de crédito, lo que implica garantías del gobierno alemán.

Educación. Otro punto destacado en el seminario fue la necesidad de perfeccionar mecanismos de evaluación del impacto de la actuación de los bancos de desarrollo como forma de perfeccionar su actuación, no siempre fácil debido a la dificultad de establecer análisis comparativos con contrafactual. Los participantes estuvieron de acuerdo en que las instituciones deben mirar a la educación como un importante componente de inversión para el desarrollo de los países, una vez que el capital humano es esencial para el avance de la productividad en las economías. Programas de crédito universitario y de infraestructura escolar fueron resaltados por los representantes de KfW, Nafin, Corfo y del China Development Bank (CDB).

El banco de desarrollo chino también llamó la atención sobre la cooperación entre bancos de desarrollo de varios países, mencionando sus líneas de crédito para otras instituciones del Sudeste Asiático o asociaciones con estas en operaciones de cofinanciación de proyectos, además del intercambio de información. En América Latina y el Caribe, Alide destaca por su papel de intercambio de información y por los programas de entrenamiento que ofrece.

Para la presidente del BNDES, Maria Silvia Bastos Marques, el seminario fue un ejemplo del valor del intercambio de experiencias entre los bancos de desarrollo. “Hemos contado aquí con el relato de experiencias increíbles. Me quedé encantada de ver que estamos, de alguna manera, abordando todos estos temas aquí en el BNDES”, afirmó Maria Silvia, que asistió a todos los debates y cerró el evento al lado de Ceyla Pazarbasioglu, directora del Banco Mundial. “Estamos agradecidos por poder contar con la participación de todas estas instituciones para que nos ayuden a enfrentar los desafíos del futuro. El BNDES ejerce un papel clave en la economía brasileña y por eso debe ajustarse a este ambiente de cambios rápidos no solo en Brasil, sino también en el mundo. Es muy importante esta discusión para que el Banco pueda reposicionarse, repensar su papel, sus instrumentos y su forma de actuación, buscando siempre aportar la máxima contribución al desarrollo sostenible de nuestro país”.

 

Últimas noticias  Últimas noticias
13/05/2021
El beneficio del BNDES sigue aumentando y los desembolsos crecen para satisfacer las necesidades durante las crisis
El resultado positivo de R$ 9,8 mil millones es más de un 70% superior al del primer trimestre de 2020. El beneficio recurrente, que no tiene en cuenta efectos extraordinarios como las ventas de activos, es de R$ 2,4 mil millones. Más de la mitad del crédito negociado por el Banco se destinó a la economía verde y el desarrollo social. Fábrica de Proyectos avanza con saneamiento en Río y otros proyectos
12/03/2021
BNDES apoyó a más de 460 mil pequeñas y medianas empresas en 2020 y obtuvo un beneficio récord de R$ 20,7 mil millones
Por primera vez, el Banco desembolsó más a las pequeñas y medianas Empresas que a las grandes. El desembolso total alcanzó R$ 64,9 mil millones y tuvo un crecimiento del 17 % en comparación con 2019